El filántropo anónimo

Visualizo una caravana decrépita y merodeo a su alrededor en busca de alguna pista que me permita averiguar si habita alguien en ella. Al cabo de unos minutos, sale un tipo rubio desmelenado al que parece que le he interrumpido la siesta con una camiseta manchada de pintura.